Ayudamos a recuperar la cocina de la provincia de Cádiz

Veintidós años, el tiempo de ver nacer y crecer a un hijo ya mayor. Éramos treintañeros y algunos cuarentones, cuando Eugenio Barea aglutinó a unos pocos amigos, unos compañeros de trabajo, algunos vecinos y otros familiares, todos varones, para crear nuestro grupo de gastronomía, con el fin de disfrutar de la buena mesa en amistad. Cada uno con profesiones diferentes y todas distintas a la del hostelero, pero con la inquietud común de la gastronomía, aunque muchos apenas conocían hasta entonces ésta nueva y discutida palabra e incluso algunos llegaron a no querer entrar en el grupo por confundirla con la de astronomía, como si un plato de cocina tuviera algo que ver con un planeta. Era el 23 de abril de 1986 y nos reunimos por primera vez en El Faro de Cádiz. A mí me fichó Eugenio unos días antes, tomando unas cervezas en la marisquería El Pato, de la calle la Rosa.

Al principio éramos sólo eso, amigos de Eugenio y con el tiempo fuimos adquiriendo una inquietud culinaria y gastronómica en amistad, alrededor de la mesa tradicional gaditana, con sus productos, historias, costumbres y platos, que estuvimos investigando, recuperando y exigiendo en las cartas de muchos restaurantes. Poco a poco fuimos influyendo en la sociedad, para valorar lo realmente nuestro, que estaba en el olvido en el fondo de una alacena cerrada y que entonces se nutría de fórmulas de otras regiones españolas. Ayudamos a recuperar la cocina de la provincia de Cádiz, como una de las cocinas andaluzas más variadas del país. Todo empezó hace ahora veintidós años y con dedicación, constancia y entrega -además de pasarlo bien-, hemos llegado al año 2008, y continuaremos activos muchos más.

Hoy me vienen al recuerdo muchos nombres de personas que pertenecieron al grupo a lo largo de estos años, los primeros, los que continuaron, los que se fueron y volvieron, los que pasaron fugazmente y los nuevos viejos que llegaron. Juan Gisbert, Leopoldo, Ildefonso Marqués, Longobardo, Heredia, Quino Lamet y tantos otros que el tiempo me van borrando de la memoria, como José Luis el carnicero, Gil del Cádiz, los dos capitanes de Sertosa, el del Tenis, el compañero de Juan, el doctor Sierra y varios más. Hay que hacer una mención de la constancia de los actuales miembros, los veteranos fundadores Eugenio, Pepe, Rafael, Mario, Casto, Mariano y yo mismo, que junto con Manolo M., Julio, Manolo FT, Curro, Flores, José Luis AO., Joaquín y José Antonio configuramos la quincena de los actuales socios del grupo. En total hemos llegado a ser casi una treintena de amigos de la mesa, que pusimos y creo que seguiremos poniendo un granito de arena por la cultura, las costumbres y la gastronomía gaditana, cada cual a su manera y como mejor sabe, con la pluma o el cucharón. Todos han hecho algo por la cocina gaditana, unos como gastrónomos teóricos e investigadores, otros como prácticos cocineros arremangándose ante los fogones y algunos como críticos, catadores y analistas o pariendo creativas ideas.

A lo largo de los años, además de no faltar a la importante cita mensual de las reuniones habituales, realizando de una o dos comidas o cenas al mes –quizás más de 300 citas gastronómicas desde la fundación a hoy-, nos impusimos unos compromisos de trabajo sin ánimos de lucro, desarrollando Encuentros de Gastronomía en distintos puntos de la provincia de Cádiz e incluso por la geografía andaluza, organizando los Talleres de Cocina en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad de Cádiz, entregando los Premios Anuales a la Gastronomía Gaditana, manteniendo una página Web en Internet o colaborando en diferentes tipos de jurados culinarios, como los de Tapas en varios puntos de la provincia, además de algunas publicaciones y otras puntuales colaboraciones.

Ahora, desde mi humilde y honrosa pertenencia al grupo quiero unirme a la celebración del veintidós aniversario -aunque no pueda asistir al acto, ni a la entrega del Premio Anual el día 29 de abril a la E. H. Jerez, por estar este año con otras obligaciones en Madrid-, felicitando a todos, que con tantos ánimos mantenemos vivo este grupo de amantes y bienhechores de la gastronomía y cocina gaditana.

Carlos Spínola
Grupo Gastronómico Gaditano, 2008
.