LAS VELADAS DEL TERRAZA (Abril 2016)

>Ver reportaje fotográfico<

Veladas catedralicias.

Pasó la Cuaresma y entre arroz con leche y torrijas, con la reminiscencia del erizo caletero, llega Abril. Abril es diferente, sino para todos, al menos si lo es para los miembros del GGG. Si además recordamos que un 23 de abril, allá por 1986, fue la primera actividad de estos amigos en su ya larga trayectoria, estarán conmigo que el mes tiene su mijita de especial. Tengo yo mis dudas respecto a que se festeja primero, si el día de la cultura o de la muerte de Cervantes e incluso san Jordi, o bien la conmemoración del nacimiento de este GGG, hace ya la friolera de XXX años. Si amigos, 30 años nos contemplan en una trayectoria entre la gastronomía y la amistad, disfrutando de ambas a pleno rendimiento y animados por nuestros familiares.

Sirva el preámbulo, para explicar que las actividades del mes varían un poco y así esta cena se trasladó al segundo martes del mes y la elaboración corrió a cargo del equipo del Terraza con Pelayo al frente y el chef Jorge en los fogones. Por desventura seguimos sin contar con don Mario, que se completó con la ausencia de Julio por motivos urolíticos y de José M. Rosso, por motivos laborales. Además este mes no habrá salida vespertina, ya que se sustituye por la Fiesta Aniversario que se contempla y explica en otra sesión.

Pues como iba diciendo y tras la reunión administrativa perfilando los fastos del XXX Aniversario, llegó la hora de las viandas, comandadas por una de las tapas habituales en cocina gaditana, las "papas aliñás", santo y seña de la carta del Terraza, donde la bordan y coronan con "melva canutera". Como tantas veces el tinto de nuestra Tierra, Garum de las Bodegas de Luis Pérez, era nuestro acólito habitual. Junto al clásico, los más listos de la clase probamos unas lonchitas de un magnífico "salchichón ibérico" que nos acercó Pelayo de tierras onubenses, que suelen ser decisivas para poder comerse todo como los invitados bien educados.

Así, casi sin darnos cuenta, llegó un aperitivo novedoso, bautizado como "tosta de pan de fibras con tomates y anchoas coronado con miel de salicornia", que fue tan original como reconocido por los comensales. Curiosa la presencia de salicornia (espárragos de los esteros) en los nuevos sabores gaditanos, enriquecida –en este caso- con azúcar y una reducción de Pedro Ximénez. Unas lonchas de "huevas de atún acompañadas de ensalada de tomates de la huerta", aperitivo correcto, se completó el panel de entradas con el aforo casi lleno.

A continuación otro platillo novedoso, que gustó más por la idea que por su punto final. Lo llamaremos "huevo cuajado sobre cama de gambas con patatas paja y brotes de salicornia", hermanados por la originalidad aunque algo pasado de cocción, lo que no impidió que gustara bastante a la mayoría de los comensales que felicitaron al chef por su imaginación. El aforo estaba al completo y rebosando por las esquinas, pero....

Siguiendo con nuestra irreverente costumbre de comer algo más de la cuenta, pecado asumido por nuestro amigo Pelayo, no contento con la rigidez de la dieta, apareció un considerable "filete de ventresca de atún", tan suculento que parecía de almadraba. No era tal pero merecía la distinción, por sus credenciales de jugosidad, textura y paladar auténticos. Además presumía de sabor sobre un "lecho de tomate frito casero", que ya por si solo merecía ser protagonista y no mero acompañante, de esta receta clásica de nuestra cocina tradicional. Algunos dejamos algo, para asombro de algunos, y pusimos el mingo con la pretensión de llenar algún que otro taperwé... para el gato (miau, miau...era el acorde de fondo).

La cena fue culminada con un postre muy habitual en nuestra zona, en concreto una "bola de helado de turrón con pasas y toque del amigo P. Ximénez" siempre atento al quite. Con los cafelitos y bajativos, algunos con brandy y gintonic los restantes, concretamos el guión de celebración de nuestro cumplecenas, no sin antes regalar un ejemplar del libro "Sabores gaditanos", al amigo Miguel Pelayo y su grupo, que verá su luz oficial el próximo 30 del presente mes de Abril. Digerida esta croniquilla, ya entienden lo que decía al principio de ella, respecto al mes en curso, que es algo distinto para los integrantes de este GGG.

Llegado este punto, recordar con cariño a los integrantes de la Escuela de Hostelería que no lo están pasando nada bien, haciendo votos para que de una puñetera vez, finalice la tremenda injusticia a la que están sometidos.

 

¡¡BUEN PROVECHO!!

Fdo: José M. Pérez Moreno

GGG. Abril-MMXVI