EL FARO DEL PUERTO (Octubre 2016)

Memorable Evento Otoñal.

- Teníamos ganas de que llegara la fecha señalada para visitar de nuevo a nuestro amigo Fernando Córdoba, socio de honor del GGG, y aunque “el que espera desespera”, nuestra reunión llegó allá por el jueves 20, en pleno régimen otoñal aunque con temperaturas veraniegas. Resumiendo nuestro evento en una palabra, podría ser “memorable”, pero trataremos de explicar lo que fue una velada lucida en todos sus aspectos. Reseñar la presencia del amigo Pelayo y por citar algo negativo, destacar las ausencias de don Mario, Carlos y Manolo FT, con la esperanza de que se incorporen pronto, ya que llega un tiempo donde se multiplican los acontecimientos gastronómicos, con una sobreañadida carga familiar propia de la época que se avecina.

- La cita era en El Faro del Puerto de Santa María, antiguo Oasis, y la excusa nuestro XXX Aniversario. La presentación de credenciales tuvo lugar en los jardines, donde han conseguido una estancia veraniega preciosa, en la que brindamos por Fernando y su equipo, incluyendo una felicitación especial al “patriarca de los Córdoba”, don Gonzalo, galardonado recientemente con el premio nacional de Hostelería. En dicho marco, Fernando nos comentó la idea del menú diseñado para la ocasión, adaptado a la estación otoñal, favoreciendo la secreción de jugos gástricos afines.

-Y en un magnifico ambiente, pasamos a un bonito salón, cómodo y funcional, que corona el tronco de un acebuche añejo, y que no le envidiaba nada al recinto comentado de recepción. De teloneros llegaron unos “higaditos vs asaduras” de distinta procedencia y diferente cocinado, a saber “De Conejo al carbón, De Pollo de Corral con ajo y vino y De Cordero encebollado”, conjunto armónico de sabores y texturas, que deleitaron al personal por su admirable calidad y puesta a punto. Una de las recetas más logradas llegó a continuación, en forma de un pan de Mollete tostadito que soportaba una especie de “Milhojas de Cebolla roja, Queso de tetilla, Alcachofas y Setas, coronado por una Yema en salazón”, que era toda una sinfonía gastronómica. Tras dicha explosión culinaria, llegó un curioso y tradicional guiso de “Perdiz y Verduritas con unas sorprendentes Puntas de Pasta”, muy aromático y jugoso, dejando un suave retrogusto en el paladar. Sin descanso para deleitarnos, nos sirvieron unos filetes de “Ciervo con manzana y castaña”, al punto tras larga cocción a muy baja temperatura, que permitió una textura tan tierna como delicada y suculenta, y que gustó a un personal entregado.

-Pareja frecuente en nuestros eventos, es el tinto Garum (Bodegas Luis Pérez), que se fajó cómodo con las distintas carnes, logrando un aceptable maridaje a pesar de la diversidad cárnica. Llegado el momento dulce de la cena, garantizado por el nivel del chef, con prestigio reconocido en repostería, algunos colegas recordaron que Fernando había comentado que también disponía de una receta de “Tórtolas estofadas”, que algunos de los nuestros consumieron con agrado, aunque otros decidimos no irritar nuestra digestión, por el dicho de que la “dieta es la dieta”. Y ahora sí, hora de postre, con una “Piña impregnada en cítrico sobre salsa de coco” que estimulaba a una agradecida digestión que permitió el disfrute pleno de una deliciosa “Tartita de Castaña, merengue y gelatina de la pasión”, receta de temporada, que cautivó al personal. Además acompañando al café llegaron unas Golosinas variadas por nuestro buen comportamiento, tanto que intentamos no rebañar mucho, aunque la ocasión lo requería. Ni que decir tiene, la necesidad de bajativos de alta graduación, siempre controlada por prescripción facultativa, para mantener una digestión sin estridencias ni quejíos, y es que como dicen algunos, “…la edad no perdona…”.

-Tras la cena, en un ambiente familiar, Fernando nos fue explicando los entresijos del menú, las características de los productos y su tratamiento culinario, así como la situación de la Hostelería en nuestra provincia. Llegado el momento de la minuta, que obliga a la típica reseña de la relación Precio/Calidad, nuestro socio Fernando nos volvió a sorprender con una invitación formal y en toda regla. “Gratis por el foro…que diría el romano” con un celebrado agradecimiento.

*Gracias Fernando, quedamos emplazados para el año que viene, dm, para seguir disfrutando de una Cena Otoñal en El Faro del Puerto.

¡Buen Provecho!

J.M. Pérez Moreno - GGG-XXXI