PESTIÑADA EN EL TERRAZA (Diciembre 2016)

Crónica de otra pestiñá.- Martes y 13 de 2016

-Crónica de un evento importante en la historia del GGG, que comenzó balbuceante en la Navidad de 1999 y se mantiene contra viento y marea en nuestras actividades, alcanzando ya su XVII edición. Desde el pasado 2015, la celebramos en el Terraza y se convierte en una jornada catedralicia, que se empieza a preparar en verano, durante las vacaciones cántabras del jándalo Juaqui Junquera. ¿Desde verano? Sí, porque adquiere material, del tipo alubias o judías, y a veces lo adorna con algún sobao pasiego y orujo blanco de la zona.

-En nuestras crónicas pestiñeras, resulta obligatorio nombrar a la Abuela María, de cuyo legado obtuvimos su atávica receta con una cadencia rítmica verbal, que engloba los términos que abarca “hacer pestiños”: querer, amasar, estirar, cortar, freír y enmelado del gran protagonista, la “masa de pestiños”.

-Durante el tiempo de sudado de la masa, toca almuerzo con unas entraditas del Terraza, que gustaron mucho, del tipo “pulpo a feira”, “anchoas del Capricho” y un conseguido “aliño de atún con tomate fresco”. Sin protocolo, llegó el turno de las “alubias” adquiridas en verano, que cocinaron con éxito, los socios Julio (“verdinas con mariscos”) y Juaqui, (“alubias pintas con chorizo”), mostrando ambos, su experiencia en fogones, porque obligaron a rebañar, por unos comensales entregados a la causa.

-Del tirón, pero sin perder comba, tomamos la ración de café y bajativo según prscripción, para entrar de lleno en el proceso pestiñero, con mayor o menor entrega y pasión. Este proceso culmina con la cata del producto (textura hojaldrada de sabor pronunciado y correcto dulzor del enmelado…) y finiquita con el reparto y la satisfacción del deber cumplido.

-Para finalizar comentar que en nuestra experiencia, la jornada pestiñera es muy gratificante. Damos fe, que en el contexto de un ambiente entrañable y nostálgico, surgen muchas evocaciones infantiles y familiares, que recordamos con añoranza, manteniendo la tradición. No obstante ya se comentó en 2014 y refrendamos este año, que algunos parecen detectar cierto pasotismo y una relativa falta de actitud en el ambiente general, lo cual puede contagiar cierto grado de desidia, que podría cargarse esta ilusionante actividad en años venideros. "Ajolá" la superemos…

Ver receta de los pestiños de la Abuela María

¡Buen Provecho!

J.M. Pérez Moreno - GGG-XXXI