LAS VELADAS DEL TERRAZA (Marzo 2017)

Entre carnavales.

-La velada del martes 7 de marzo nos sorprendió en genuina época transicional gaditana, entre el último domingo de Carnaval (conocido como Domingo de Piñata) y el siguiente, Domingo del Carnaval Chiquito…para los jartibles, que nunca se hartan de carnaval. Para variar lo celebramos en el Terraza como una función del Falla en el recinto catedralicio y una cena con protagonistas que recordaban al famoso COAC (Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas).

-Don Mario y Lambiris no pudieron “comprar la entrada”, pero Miguel Ángel Martínez y Fco J. Carrión, invitados del Grupo, la consiguieron “por la cara”, cuestión habitual en esta ciudad…, vamos más o menos eran “dos colaos en potencia”, redes sociales aparte.

-Entre bambalinas-léase cocina- se ubicó el ROMANCERO, que eran dos (Manolo Maestre y José M. Rosso) y con otros dos que se colaron (JuanjoHijo y Casto) formaron el Cuarteto clásico que con el nombre “Los que pelan la pava a menudillo” olía a Final, aunque de consolación. En el escenario habían montado un forillo con ambiente futbolístico europeo y postulantes disfrazados para la ocasión, unos del Madrid y otros di Nápoli, respaldados por su gente en un ambiente apasionado… “Champión o Mercadona…”

-La COMPARSA con sus cuentaletras dirigida por Rosso, presentó un repertorio clásico de gran tradición, adornado con un quejío de entrada en forma de “Tortilla de verduras” recibida a porta gayola con gran ovación, siguiendo con un par de estribillos en forma de “paté de mojama con piñones”, resultón aunque comercial con escaso recorrido, y un “paté de ortiguillas con toque de salicornia” de la casa, suave pero potente y con sabor profundo que aliviaba una sutil mermelada del espárrago de los esteros. De forma inesperada, sin aviso previo, llegó una delicada “fritura clásica de boquerones” al punto, que supo a poco por su calidad y frito crujientito.

-Como un guiño a las nuevas generaciones, se cantó un pasodoble dedicado al “Tartar de salmón y langostinos”, cada vez más conjuntado y sabroso, aromático y de agradable textura, que invitaba a repetir. Y cuando parecía que el evento había terminado, llegó a la mesa el representante más genuino de la cocina tradicional en esta velada, y no era otro que el conocido “Arroz con menudillos de pavo”, que sufrió las consecuencias de un horario demasiado tardío, aunque dejó impronta de su calidad y una conseguida armonía entre sus componentes, que deleitó al personal. Ya es hora de comentar que tras alguna birra y/o alguna copita, la velada fue amenizada en buena sintonía por un vino tinto de la Rioja Alta –crianza 2010- concretamente “Viña Alberdi” que también ofrecía una buena relación, calidad/precio, aunque creo que deberíamos seguir los pasos a los cualificados vinos tintos de la Tierra de Cádiz.

-Pero para animar y limar asperezas, de forma paralela, el escenario se fue llenando de mariscos chirigoteros, presentados en formato de Popurrí con ideas y sabores del polifacético contralto, aunque de currículo corista, Manolo Maestre, que tuvo siempre el apoyo y el respaldo –en cocción, letra y música- del director Manolo “El Mariscador de la Isla”, pregonero de tales excelencias. Tras un leve descanso se incorporó a la fiesta un extraterrestre de origen cacereño disfrazado de “morcón ibérico auténtico” que ya loncheado, aportó equilibrio y caché, facilitando una excelsa transición

-Llegada la hora, estos mariscos cupleteros aportaron frescura y sabor, gracias al buen punto de cocción conseguido, característico de su trayectoria chirigotera, sin olvidar la categoría del producto. Y así fueron apareciendo en el escenario, en plena connivencia con un teatro volcado y fiel a los sabores de su Cai güeno. “Camarones, bocas, mojama de atún y huevas de maruca…” fueron propuestos en preliminares, y tirando de repertorio con la idea de presentar opciones para la Final. Así tras un giro brusco, se incorporaron a escena los esperados “moluscos” disfrazados de “ostiones crudos y cañaíllas cocidas”, por cierto estas algo duras por cocción insuficiente, pero provocaban un placentero contraste alternando el “sorbío del ostión” con la “consistencia del cuerpo de la cañaílla”.

-Pero además estaban concentrados, como recambios o suplentes de lujo, renombrados tipos caleteros, tales como erizos, burgaillos, cangrejos moros, lapas, patas de burro y…hasta un carajo de…Quieto parado. Pero qué me dices, ¿un carajo…? Pues claro, picha mía, con la publicidad y el precio que están alcanzando…Uff, menos mal, qué andamos engordando a la corvina protegidos por el Seprona…No ni ná…

-Aunque no sabría explicar cómo, la realidad es que hubo tiempo hasta para disfrutar de un fin de fiesta dulce, representado por unas jugosas y dulces “uvas verdes sin pepitas” que no eran de moscatel pero gustaron mucho, y unos “dátiles israelíes” que no se quedaron atrás, acoplados al café y algunos bajativos bajo prescripción facultativa...pero ¡ojo! ya no son financiados por el SAS.

-Tras la detallada explicación de los entresijos culinarios de esta reunión por Manolo y José Mª, se mantuvo el habitual debate donde se revelaron algunas incidencias destacadas, que comento con brevedad: *Amistad con un grupo gastronómico navarro, amigos de Luis Baltar, con propuesta de la devolución de su visita), *Aprobación de participación en Jornadas de Divulgación Científica (La Ciencia se come) de la mano de Julio. *Evaluar propuestas de actividades para nuestro aniversario, 31 añitos, que DM será el 23 del próximo Abril. *Quedamos emplazados para la velada catedralicia mensual del día 4, primer martes de Abril. *Finalmente, se decidió que la próxima salida será en Cádiz (Código de Barra) con José María como “maestro de ceremonia”, el jueves 23 del mes en curso.

¡Buen Provecho!

J.M. Pérez Moreno - GGG-XXXI